domingo , 26 junio 2022
Inicio | Iglesias | ¡NO ESTÁ MUERTO! ¡HA RESUCITADO

¡NO ESTÁ MUERTO! ¡HA RESUCITADO

IMG_6517.JPG

El Evangelio nos narra el encuentro de una mujer decidida con Jesús resucitado. Es una mujer llena de sensibilidad,  que cree en Jesús y que le ama profundamente. Ella estuvo de pie ante la cruz. Los discípulos, excepto Juan, corrieron en ese momento de prueba.

Ahora, ella está llorando junto al sepulcro. Ni las mujeres, ni los discípulos habían tomado en serio las palabras de Cristo, cuando se refería a la resurrección.

La única interpretación que ella encuentra, ante la tumba vacía, es que se han robado el cuerpo del Señor. Ella busca el cadáver, para hacerse cargo de él.

Juan (20, 1-9) y Mateo (28,1-10)  nos narran las primeras consecuencias que produjo la resurrección de Cristo: el cambio de la tristeza a la profunda alegría. Quien protagonizó esa mutación fue una mujer: María Magdalena. Nos preguntamos, y  ¿por qué no a Pedro? Juan Crisóstomo da una razón: el linaje femenino es más propicio a la compasión.

María Magdalena llora amargamente la muerte de Cristo. Lo hace junto al sepulcro. Los discípulos habían regresado a su morada. Ella, no. Magdalena sentía gran consuelo con la sola visita del sepulcro. El afecto e ella por Jesús era incondicional e indescriptible.

Ella va a recibir no poca recompensa por su mucha perseverancia. Lo que no vieron los discípulos, fue ella la primera en contemplarlo. María vio a unos ángeles sentados, revestidos de blancas vestiduras. El mismo vestido angélico denotaba el gozo y la alegría.

María ve a los ángeles vestidos con ropas blancas de fiesta, de modo que esa visita le levantó el ánimo y la consoló. Ella no piensa aún en la resurrección. Ella sólo quiere ver, a este punto, el cadáver de Jesús.

A %d blogueros les gusta esto: