martes , 27 octubre 2020
Inicio | Noticias | Les compartimos la columna del periodista Francisco Vázquez Burgos

Les compartimos la columna del periodista Francisco Vázquez Burgos


La otra opinión

En México, olvidada la salud

Se ofenden algunos, que se identifican con los gobiernos pasados, por los señalamientos del nuevo gobierno en el sentido de que lo que hoy sufre el sector salud es reflejo de varias décadas de abandono de las administraciones anteriores.

Responden los aludidos que en sus tiempos nunca hubo tantas quejas en los hospitales de médicos ni de los padres de los niños con cáncer. y que lo que sucede en salud es reflejo de la incapacidad del nuevo gobierno.

Me temo que ambas aseveraciones son verdaderas, sí hubo abandono del sector en el pasado, eso está a la vista, y sí hay incapacidad técnica, financiera y falta de voluntad política para enderezar el rumbo en materia de salud de la actual administración. La pandemia vino a poner todo de relieve, quizás si el coronavirus no llegaba, todavía estarían ocultas las deficiencias que hoy salen a relucir.

En las administraciones anteriores nada más se invertía alrededor del seis por ciento del presupuesto en salud, cuando La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sugiere que se invierta el nueve por ciento, obviamente esa baja inversión se reflejó en deficiencia en personal médico, de enfermería y en falta de equipo e infraestructura hospitalaria.

Mediciones en el 2019 indican que en México solamente hay 2.2 médicos por cada mil personas y 2.9 de personal de enfermería, la media internacional es de 3.2 y hay naciones como Austria que cuentan con 5.2 médicos, y hay naciones como Noruega que tiene 17.8 enfermeros por cada mil personas.

En México se gasta en prevención de enfermedades y tratamientos médicos al año alrededor de 1100 dólares por persona, lo que contrasta con los casi 4 mil dólares que gastan otras naciones, y ya no nos comparemos con Estados Unidos que ejerce en salud diez veces lo que gasta México por persona.

Por eso sólo hay, dice Salud, 1.4 camas por cada mil personas, en contraste en Japón hay 13 camas por cada mil habitantes, y la india cuenta con 0.5 camas por cada mil ciudadanos. Nos acercamos a los países con más atraso en esta materia.

En tecnología México está para en la calle de la amargura, no hay escáneres de tomografía computarizados, esenciales para el diagnóstico de enfermedades. 1.2 aparatos por cada millón de habitantes, Japón posee 111 de ellos por cada millón de personas.

En cuanto a Equipos de resonancia magnética México tiene 2.6 por cada millón de mexicanos y Japón 55 aparatos. En lo referente a mastógrafos, México tiene 10 por cada millón de habitantes y Estados Unidos tiene 50, el país que menos tiene es Polonia, tiene 9.6 por cada millón, Ahí andamos, pegados a los países con mayor atraso en salud.

Existe información de la presidencia que acusa que la administración pasada dejó a medio construir 50 hospitales, eso sí, todos se cobraron, algunos hasta el equipo médico tienen como ejercido, instrumentos que no aparecen. Estos nos muestran la incapacidad y pillería del pasado.

El problema es que esos vicios del pasado continúan en la nueva administración, siguen las carencias, los desvíos y las necesidades en salud, ahí están como prueba las compras de ventiladores respiratorios a León Manuel Bartlett con sobreprecios, hay están las mascarillas que adquirió de emergencia el gobierno de la ciudad de México a 6 mil pesos cada una, cuando cuesta 76 pesos en el mercado.

Parece que la corrupción y la dejadez del sector salud, que hoy tiene preocupado a los mexicanos por la incapacidad que muestran las autoridades, no tiene que ver con los colores de los partidos, en realidad son las personas las responsables de esos vicios y malas prácticas, pareciera que en nuestro ADN tenemos incluida la corrupción, del partido que sea al llegar al poder se pervierten.

PD. Soy de la vieja guardia, así que tengo la costumbre de que varios amigos periodistas lean mis comentarios antes de que se publiquen, y ellos me cuestionan sobre el porqué si hay tanta corrupción nadie está preso por esos delitos que se encontraron en el sector salud. Mi respuesta es con una frase trillada, pero vigente. “los acusamos de bandidos, no de pendejos”.

 
A %d blogueros les gusta esto: