domingo , 9 agosto 2020
Inicio | Noticias | La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

Buena opción, bajar impuestos

El comportamiento de la economía puede variar de un momento a otro, hay muchos factores que influyen y son incontrolables; las diferencias culturales, políticas y sociales impiden aplicar teorías iguales en todos las naciones, por lo que cada economía debe tener sus propios estudios y aplicaciones; es imposible pretender utilizar las teorías de manera generalizada, hacerlo podría ser catastrófico.

Hoy las opiniones se dividen por la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador en el sentido de disminuir los impuestos en el sur-sureste, y vale la pena analizar dicha propuesta, que si bien me parece excelente hay que acompañarla con otros cambios, y prever el impacto que tendrá en otros sectores, de lo contrario una magnífica idea podría desembocar en una catástrofe. Recordemos que en economía cuando se toca un indicador todo cambia.

Para el premio nobel de economía 2019, Abhijit Banerjee, bajar los impuestos no va a impulsar la inversión, eso es un mito difundido por las empresas. Dice el premio nobel de economía que «Están dando incentivos a los ricos que ya están sentados en toneladas de dinero». “un mejor enfoque sería subir algunos impuestos y distribuir el dinero a las personas para que lo gasten” Esta teoría aplicó para la India, donde bajar los impuestos significó dejar de captar muchísimo dinero.

En China, por ejemplo, con las Zonas Económicas Especiales, que además de una reducción de impuestos fue acompañada esta política con otros apoyos -como facilidades aduanales, trámites de gobierno, entre otros – se generó un gran desarrollo económico. China registró en estas zonas un crecimientos de 17 por ciento, y se colocó como la segunda nación con más inversión extranjera. Se desarrolló la tecnología, se generaron miles de empleos, se asociaron empresas extranjeras con chinas. Entonces podemos ver que bajar impuestos sí genera crecimiento económico.

En opinión propia pensamos que reducir en México los impuestos sí daría resultados; podría ser una buena medida si se acompaña de una estrategia para estimular la inversión y se crean condiciones como las que se anunciaban para las zonas económicas. Eso atraería empresas por el tema del trato fiscal, se generaría inversión y empleos formales. Y no sólo se trata de pagos, sino entiendo que servicios, es decir, el IVA en la zona de la electricidad que tendría que disminuir y eso sería magnifico.

La idea de reducir en el sur-sureste los impuestos es lo mejor que ha propuesto AMLO, y sería de verdad un estímulo para la economía mexicana, porque si bien las Zonas Económicas Especiales eran un plan que sería de un gran beneficio, sólo era para las grandes empresas; el plan de AMLO abarca al pequeño empresario también.

La propuesta es excelente, pero requiere que se cuiden otros aspectos como simplificar los trámites municipales, estatales y federales para montar una empresa, acabar con los moches que tanto dañan al empresariado, combatir la corrupción de los sindicatos y revisar el sistema financiero para que sea generador de desarrollo y no agiotista. La propuestas en sí no llevaría a ninguna parte, hay que enriquecerla para parecernos más a China y menos a la India. Si este plan no se opera bien, lo que puede venir es una baja en la captación de impuestos y eso le pegaría al presupuesto de los estados. Esperamos que esta propuesta tenga un fin realmente económico y no persiga un fin electorero que quiera captar al pequeño empresario, así como la propuesta al sistema de pensiones que persigue a la clase media.

A %d blogueros les gusta esto: