martes , 27 octubre 2020
Inicio | Noticias | La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos



Clase media, el objetivo electoral
Corría el año de 1943, el país vivía buenos momentos después de que México ingresara a la Segunda Guerra Mundial como consecuencia de que dos barcos petroleros fueron hundidos por los alemanes, lo que le permitió cambiar sus relaciones diplomáticas y comerciales con Estados Unidos y otras naciones que se sentían molestas por el tema de la expropiación petrolera, pero pese a las mejoras económicas evidentes, en la clase media se empezó a despertar una simpatía por la oposición, como consecuencia de las medidas que implementó Lázaro Cárdenas que si bien protegían a las clases más necesitadas, se olvidó de la clase media, que sólo aspira a trabajar, como está ocurriendo ahora.
Ante la notable molestia de la clase media que sentía que había apoyos para los grandes inversores, para los campesinos y obreros, y nada para ellos, el presidente Manuel Ávila Camacho decidió tomar medidas para contrarrestar ese enojo que pensaba se podía convertir en un conflicto electoral y social, por lo que implementó una serie de medidas para apoyar a este sector pensante.
La historia se repite, hoy desde el gobierno de la República, con los mismos propósitos electorales, se implementan reformas populistas que benefician a los profesionistas, con una reforma cuyo resultado es incierto porque las condiciones económicas del país no son propicias para sostener una reforma como lo es la de las pensiones.
Ávila Camacho para atraer a la clase popular creó la Ley del Seguro Social, ese le genera muchas simpatías a su partido, pero no es todo, aprovechando la bonanzas de la nación implementa medida para combatir el alto costo de la vida, mejora los salarios, congela las rentas de casas, crea infraestructura eléctrica, construye más de diez mil kilómetros de carretera, genera empleos, el campo se desarrolla, más de medio millón de hectáreas se dotan de sistemas de riego, se fortalece a la clase media y se acaba el peligro de que se vayan a la oposición.
Las diferencias del programa económico y político de Ávila Camacho con el programa que está implementando el presidente Andrés Manuel López Obradores son muchas y eso podría hacer varias los resultados. Para empezar los tiempos económicos son distintos, hoy hay crisis, desempleo; en el 43 había cierta estabilidad y crecimiento.
La clase media estaba contenta, hoy la clase media agoniza, por lo que ese programa electorero de la Ley de Pensiones que si bien apoya a la clase media que siempre ha sido la más vulnerada podría no dar resultado, y no cambiar el sentido del voto de este sector que se cree, se inclinará por la oposición.
No es el voto de la clase media en sí lo que preocupa a AMLO, le atemoriza el mal ejemplo que generan y que puedan motivar que otros sectores, pese a los programas electoreros, se inclinen por la oposición, porque sienten que con AMLO no mejoró la seguridad, ni la economía como prometió. Si AMLO quiere obtener buenos resultados electorales lo único que tiene que hacer es entregar buenas cuentas, ese es el pendiente.

A %d blogueros les gusta esto: