sábado , 24 septiembre 2022
Inicio | Francisco Javier Vázquez Burgos | La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

 image
Orteguistas, bajo la lupa; Contraloría, ahora si hará su trabajo
En Campeche, durante la administración anterior, mejor conocida como el sexenio del saqueo, todo mundo sospechaba  que se mal manejaban los recursos del presupuesto, pues se ejercían y nadie sabía en qué; acababa un ciclo fiscal y no había obras que justificaran el gasto realizado, ni mejoras, ni empleos, lo único que mejoraba eran las casas y los autos de los irresponsables chamaquitos que acompañaron a Fernando Ortega en su sexenio de saqueo.
Muchas ex funcionarios  que antes del cargo andaban prestando dinero para celebrar la fiesta de quince años de sus hijas, acabaron ricos, millonarios, viajando a países sudamericanos con 20 de familia  para hacer fiestas; otras familias beneficiadas del sexenio del saqueó enviaron a sus hijas e hijos a estudiar al extranjero; los viajes a Europa menudeaban, y pensar que antes solamente, algunas de esas señoras pedorras,  iban a algún pueblo de Tabasco a gorrear casa y comida con conocidas, a quienes por cierto cuando tuvieron el carguito de esposa de funcionario, desconocieron como  sus amigas, jamás las atendieron y menos las ayudaron para encontrarles un empleo, y  hoy vive esa nueva rica en un país del norte, disfrutando del hurto que hizo orteguita a los campechanos.
Este moderno grupo, emulo de Ali Baba, conocido como  “Fernando y los 40 ladrones”, se enriquecieron groseramente y con descaro; a la sombra del poder realizaron todo tipo de negocios, y la Auditoria del Estado y la Contraloría, demostraron  que son órganos que no sirven para nada,  que son comparsas, que traicionaron la confianza de los campechanos, que por dinero se vendieron, que son ruines, y por ello habría que revisar la  permanencia de los auditores y fiscalizadores de esos tiempos, y es que no puede ser que sigan en sus responsabilidades  todos aquellos trabajadores  que se prestaron al encubrimiento, al saqueo, y al empobrecimiento de Campeche.
El nuevo contralor,  Joaquín Sánchez Gómez, parece que le quiere dar un nuevo rumbo, una nueva imagen a la Contraloría, que la quiere hacer responsable y respetable, y eso es un gran reto en un sistema donde todos se tapan con la misma cobija, sin embargo, la molestia de los campechanos contra el ex gobernador es tanta, el saqueo fue tan descarado, que la Contraloría se ve obligada  a actuar y eso incluye no solamente meter orden  a los nuevos funcionarios y evitar que roben, alejarlos de la corrupción;  para que el trabajo del nuevo contralor sea  creíble, la sociedad confíe en él y en la nueva administración, sino que también  va a hacer necesario hacer algo que nunca se ha visto, sancionar a un ex funcionario de la administración pasada, aunque sea de su mismo partido.
Hay voces que dicen que si la Contraloría sanciona los malos manejos de la administración pasada eso sería pretexto de la oposición para golpear a la nueva administración, pues con los hechos de Fernando calificarían a todos los priístas, pero ese es un riesgo que tienen que correr y superar, más adelante, o inclusive con el trabajo que ya se realiza en la nueva administración, podrán dejar en claro ante la gente que hay diferencias sustanciales, que el anterior gobernador era un pillo, un hombre ambicioso y sin escrúpulos de ningún tipo, un  lobo con piel de oveja y que la nueva administración  lo que busca es hacer un buen trabajo, trascender, dejar huella, ir por más metas, terminado el sexenio y para eso hay que actuar alejado de la corrupción, dar resultados.
En ese sentido, de actuar la contraloría apegada a derecho como debe ser, también la ciudadanía podría reconocer que   en la administración actual la promesa de cero corrupción es una realidad y no sólo promesa, y que se castigará sin distingos a quien malverse el dinero de los campechanos, lo que nos indicaría que en verdad la Contraloría actuará correctamente y que los funcionarios están invitados a comportarse a la altura de los nuevos retos y alejados de la corrupción; ha trascendido que en varias ocasiones el ejecutivo ya les advirtió a sus colaboradores que piensen bien si quieren estar en la administración, porque además de que será de mucho trabajo, de largar jornadas, no permitirá la corrupción. Todos en la misma línea.
Nos parece que de sancionar la Contraloría a los funcionarios orteguistas que  resulten mal  en sus cuentas, más que críticas de la oposición, el gobierno tendría el reconocimiento  del pueblo y eso es más importante, porque es genuino, a diferencia de la postura de los partidos que tiene intereses políticos.
Es bajo este escenario de reclamo social, de nuevos tiempos y nuevos retos, que la posibilidad de que la Contraloría, funcione como siempre debió de funcionar se pueda hacer realidad y en ese sentido, ya están siendo investigados el ex secretario de educación, Martín Farías Maldonado; el ex secretario de Cultura, Vidal Angles, entre otros más.
La posibilidad de  dejar huella, hacer historia, recuperar la confianza de los ciudadanos de la autoridad está en manos del nuevo contralor, Joaquín Sánchez Gómez.
Y dato curioso, a donde deben voltear los ojos por el alto grado de corrupción que impera a su interior es al órgano de la Auditoria Superior del Estado, su titular ha dejado mucho que desear y se le vincula con auditorías a modo para proteger al ex gobernador, el tipo debería hacérsele un procedimiento y removerlo, pues su actuación además de que no dio resultados, tiene la mancha de la sospecha, y es que hay graves denuncias de corrupción, y existen documentos y hechos que debieron ser señalados y en su caso castigados, pero  no ocurrió ni una ni otra acción, lo que coloca a este organismo como una entidad sin credibilidad y no puede estar  en el cargo una gente sobre la que pesan tales sospechas, simplemente; además  cómo es posible que la Contraloría, en unos días, 60  haya detectado malos manejos en varias dependencias y la Auditoría Superior del Estado, siga sin dar resultados.
Celebremos la nueva forma de actuar del nuevo Contralor que tiene un gran reto encima,  no sólo profesional y ético, sino político, y esperemos que sus decisiones se orienten pensando en la sociedad y no en intereses políticos y pueda dar resultados para bien de los campechanos.
Plan  diferente y realista
El Plan Estatal de Desarrollo tiene un objetivo principal: mejorar la calidad de vida de los campechanos.
Es una meta que con certeza se va  a alcanzar pese a lo difícil que pudiera parecer, considerando el momento económico tan complicado que vive la nación y considerando las maltrechas finanzas que recibió la nueva administración.
Lo que vimos es un plan moderado, realista, acorde a las capacidades económicas de la entidad y de las potencialidades de Campeche, es un plan serio que debe dar resultados.
Sabemos que la sociedad tiene sobradas razones para permanecer dubitativa al respecto, y es que la promesa de cambio, de generar empleos, de aprovechar el potencial de Campeche lo ha escuchado tantas veces que es entendible ese resquemor, pero esta vez pueden estar seguros los campechanos que este plan no es un engaño como lo fueron otros, este es un plan que se constituyó con la participación de toda la sociedad campechana,  contiene todas las visiones y un cuerpo de profesionistas multidisciplinarios, dieron forma a esas demandas y necesidades, y lo tradujeron en estrategias y acciones que deben dar respuesta y remontar los rezagos.
El reto es enorme, Campeche cayó en una espiral de atraso seis años, de tal suerte que cuando leemos los datos estadísticos de la economía y los indicadores de pobreza cuesta trabajo creer que hablan de Campeche.
Por citar algunos de los retos que se pretenden superar con el Plan de Desarrollo, se estima que en Campeche casi el 39 por ciento de la sociedad vive en casas que carecen de servicios básicos como agua y drenaje. Eso nos da una idea del engaño  de la administración pasada que hablaba de miles de casas construidas, y nos da una idea de la magnitud de la pobreza en que cayeron los campechanos por culpa de un gobierno saqueador e irresponsable.
Hay otro dato que también llama la atención, se registra que casi el 20 por ciento de los campechanos viven en viviendas de espacios reducidos y construidas con materiales de mala calidad, Aquí yo le agregaría a ese dato la suma de todas las casas que  financia el Infonavit, que son  también reducidas, de mala calidad, caras y de elevados intereses.
Otros datos para llorar, más  del 24 por ciento de los campechanos tienen problemas para  acceder a la alimentación, de los cuales  se dice que el diez por ciento  tiene un grado severo  de inseguridad alimentaria. Esto para una entidad tan rica como Campeche es una vergüenza, es producto del robo y el saqueo, esto sólo pudo ocurrir bajo el mandato de un hombre perverso y podrido por dentro, no hay otra explicación que justifique que niños pasen hambre por culpa de  una corrupta administración como la que encabezó Fernando Ortega.
En educación también hay un gran rezago, sobre todo en secundaria, donde las estadísticas muestran que la cobertura en este nivel escolar alcanza  el 93 por ciento,  dato que es engañoso, pues gran parte de esa cobertura se brinda a través de Telesecundarias que son escuelas sin ninguna calidad, que colocan en desventaja a los jóvenes que ahí cursan  ese nivel y que desean seguir estudiando, quizá por ello en el nivel siguiente solamente hay una cobertura del  69 por ciento.  Se estima que un 31 por ciento de los campechanos cursa el nivel  superior. Estos datos nos hablan de la grave crisis en educación, del rezago en infraestructura.
 Pero hay más datos estadísticos como  para ponernos a llorar, se estima que en el 2014  el 60 por ciento de los campechanos, lo que equivale a 539 personas, no contaban con un sistema de seguridad social, lo que alerta  de lo que puede pasar en unos años, imagínense a más de la mitad de las personas sin derecho a una pensión.
A eso se enfrentará el Plan de Desarrollo, esos son algunos de los múltiples rezagos que tiene que superar, por eso, se hizo un plan cuidadoso, moderado, realizable, realista, es decir que se pueda aplicar, que corresponda al entorno, a las características  económicas y sociales, y en ese sentido una de las estrategias consideradas  dentro del plan es  fomentar la autogestión, formal capital social, fomentar la participación organizada y responsable de la sociedad, lo que permitiría  capacitar para el trabajo y elevar  la capacidad productiva, pero basado en los entornos, la idea es generar autoempleo, generen ingresos y se arraiguen a sus lugares de origen.  Por ejemplo se dice que Campeche tiene vocación forestal pero no se aprovecha esa actividad, al grado que sólo aportamos al ámbito nacional el uno por ciento al volumen de producción maderable nacional.
El plan también pretende atender los rezagos en materia de calidad de vivienda será otra tarea que desarrollará esta administración, la dotación de servicios básicos, comunicar a las comunidades con buenos caminos, dotar de plántulas para que reforesten o foresten y ayuden al equilibrio ecológico, además de que obtengan aportes por la comercialización en pequeño de sus productos o bien que sirvan para el autoconsumo. Hemos  visto en comunidades alejadas que la gente vaya a la tienda a comprar huevos o tomates, cuando es lo mínimo que  deberían tener en sus patios.
Reducir la desigualdad será otra prioridad del plan, pero con otra visión, no se tratará solamente de incluir a la gente de escasos recursos  en los programas sociales, sino que además se buscará estimular la participación, hacerlos responsables para sustituir el paternalismo.
La producción pesquera de la entidad carece de valor agregado, lo que no le permite mejorar sus precios y acceder a otros mercados. Los esfuerzos en acuacultura no han dado resultados, se  calcula que alrededor de cien proyectos que se han intentado han fracasado y le preguntábamos a un especialista que pasa y nos dijo que simplemente el dinero que otorgan las instancias como Sagarpa para tales proyectos no se aplica en su totalidad en los proyectos y hay que decirlo, parte de esos recursos se quedan en los funcionarios, este problema es grave, frena  el empleo, la productividad, y se generan todo tipo de problemas. El Plan tendrá que dar respuesta a esta situación.
Ustedes dirán que el panorama es difícil, la meta complicada y los recursos exiguos, y que por ello la empresa se antoja difícil, pero no pierdan de vista el carácter y la voluntad del gobernador, que está jalando a sus funcionarios,  que está tratando de contagiar a la sociedad de optimismo, para sumar voluntades, por eso creemos que lo que sigue para Campeche es crecer.
Hay logros, hay señales que indican que en estos 60 días vamos en la ruta correcta, algo simple que nadie parece valorar, Observemos a nuestro alrededor y miremos  cuántos eventos nacionales se han realizado en Campeche en estos  días de la administración estatal, eventos nacionales, reuniones nacionales, promoción turística,
Hay otras señales que refuerzan  esta premisa, algo sencillo, el apoyo a emprendedores, se planea que esos recursos ahora lleguen a verdaderos emprendedores, a gente  de la sociedad, y es que en la administración pasada los apoyos se quedaban en los cuates y recomendados, que ni ejercían el recurso, y en otros muchos casos los mismos funcionarios eran por medio de triangulaciones  proveedores y contratistas del gobierno, empresarios al calor del poder, y no le dejaban  espacio alguna a la gente común para que creciera, y eso fue un factor que influyó mucho para que Campeche decreciera en su economía 14 puntos.
El Plan tiene que dar resultados, porque es un plan responsable  formado sobre una premisa
“Para tener lo que nunca hemos tenido, hay que hacer lo que nunca se ha hecho” y será aplicado en una entidad donde la seguridad y la paz serán el principal activo para atraer inversiones y además  quien lo impulsa quiere seguir avanzando en la política nacional.
Universidades públicas y dinero
Sin duda que el dinero para las Universidades Públicas es un factor muy importante, pero no creo que sea el único, ni siquiera el más significativo, me parece que los trabajadores universitarios pierden de vista que muchas deficiencias en materia educativa de las universidades están más vinculadas con contrataciones  inadecuadas de maestros no aptos para la tarea  que con la falta de recursos.
En Campeche  todos sabemos cómo se contratan maestros; muchos son  amigos de gentes del sindicato  y este organismo para beneficiar a los cuates y permitirles seguir trabajando   en otros lugares y dar clases,  les otorgan horarios dispersos -mañana y tarde-  lo  que sólo perjudican a los alumnos que tienen que permanecer todo el día en el campus universitario.
IMEC, en defensa de la mujer
Que grato que el Instituto de la Mujer de Campeche convoque a un concurso de video en el marco de un programa contra la violencia de género, y lo celebro porque considero que el acoso sexual está dentro de este rango, y dado que es un fenómeno que cada día se está presentando de manera más constante sobre todo en escuelas, donde los maestro se quieren pasar de listos con las alumnas y las presionan y amenazan  con correrlas, y en ocasiones presumen su poder,  o se hacen a los payasos, servirá este ejercicio para ayudar a evitar esa práctica; esperamos que el Instituto de la Mujer también promueva, como propuso en el 2010 el Instituto Nacional de la Mujer, toda una serie de acciones para evitar el acoso sexual, desde protocolos de conducta, conformación de comités en las escuelas y centros de trabajo contra el acoso sexual y una gran difusión, una advertencia a los  depravados para que cesen en sus pretensiones y que entiendan que eso es un delito.
A %d blogueros les gusta esto: