sábado , 24 septiembre 2022
Inicio | Francisco Javier Vázquez Burgos | La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

La otra opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

image
La Puruxa, Pozos y su payaso

El exgobernador de Campeche, el mentiroso y falso Fernando Ortega -de tristes recuerdos para los campechanos por el saqueo descarado de las arcas estatales y su pésimo trabajo que hizo decrecer la economía en 14 puntos – no conforme con haber fallado en su intento de beneficiar al PAN en la elección por la gubernatura, en venganza porque el Comité Ejecutivo Nacional del PRI no favoreció a ninguno de sus dos alfiles, Raúl Pozos y Renato Sales, con la candidatura, no cesa en sus intentos por desestabilizar la entidad.

El fin de semana pasado, por medio de sus títeres, la puruxa lanzó un nuevo ataque al PRI durante la sesión del Consejo Político Estatal, donde por mayoría de votos, 398, de 400 asistentes, se acordó el método de convención de delegados para la elección del presidente y secretario general del Comité Ejecutivo Estatal, lo que en voz del payaso que enviaron para entorpecer la asamblea no era de su agrado a pesar de que dicho método se contempla dentro de los estatutos del referido instituto político.

Pozos por instrucciones de Purux, tenía que dinamitar el Consejo Político del PRI, la consigna es obstaculizar todo el trabajo del ejecutivo a modo de advertencia de que no sigan las investigaciones sobre las cuentas de la administración estatal del exgobernador quien rapiñó junto con su familia todo lo que pudieron y huyeron al extranjero, donde disfrutan una vida de millonarios con dinero mal habido.

Pocitos -quien fue una de los políticos que más benefició la administración pasada, se hizo cultura, Carlos Vidal Angles- (a quien este fin de semana detuvo la policía en completo estado de ebriedad orinando en la vía pública) obediente como es, pero no tonto, envió al Consejo Político del PRI a una de sus gentes que siempre apoyó, a Celorio, quien manipulable y mostrando poco inteligencia, se prestó al juego de pocitos y cumplió con su labor, aunque la encomienda tuvo saldo desfavorable, pues ni un consejero le siguió la corriente al tipo y si en cambio lo abuchearon y le gritaban que se retirara, y es que además Celorio, durante la campaña posa muy ufano con el candidato del PAN a la gubernatura, a quien intento beneficiar la puruxa para que ganara la gubernatura, pero no les alcanzó la traición para coronar su objetivo. Sólito exhibió que ahora sus preferencias son azules y en ese sentido su presencia está de más en los eventos del PRI.

Esta foto de Celorio y el multimillonario, Rosiñol, causa risa, es como una advertencia de Celorio al PRI, está como diciéndoles que se va; me imagino que están muy preocupaos en el PRI por la posible salida de Celorio. El payaso quiso jugar con doble intención con su grosería en el Consejo político, por un lado nos da la idea de que fue enviado a causar alboroto lo que no logró, y por otro lado, se sabe el caminito de anteriores administraciones, critica y ofenda para ver si lo incluyen en alguna nómina estatal sin trabajar, no entiende que los tiempos ya cambiaron.

Ni siquiera la prensa lo tomó en serio y es que nadie encontró un elemento para inconformarse con una decisión casi unánime de 398 consejeros de 400 que asistieron, y además fue solamente Celorio quien manifestó su desacuerdo, olvidando que en las democracia, nos guste o no, son las mayorías las que hacen prevalecer sus puntos de vista y decisiones. Diferente hubiese sido que se actuara contra la decisión de las mayorías, que no es el caso.

Pero en su mundo Celorio no se da cuenta de lo que hace, y si se da cuenta no le importa, a él sólo le interesa cumplir con su consigna y ya, seguramente que por eso Pocitos le dará su premio, que bien podría ser figurar en alguna nómina donde el Senador lo pueda incluir. Me recuerda a los niños que tienen enfermedades mentales, son felices en su mundo y no comprenden la realidad.

Los verdaderamente sinvergüenzas y responsables son la puruxa y Pozos, son los que alientan y patrocinan estos eventos, y en el colmo del cinismo, a la misma hora en que el PRI de Campeche celebraba su Consejo Político Estatal, Pozos estaba presente, como enviado del CEN a Hidalgo, al Consejo de esa entidad para iniciar los trabajos de selección de la nueva dirigencia, y ahí Pozos, como burla llamaba a la unidad, una unidad que en Campeche torpedea.

La Puruxa y Pozos, no aceptan que perdieron el poder, que se les acabó el negocio, que se acabó la corrupción, que ya no hay más obras ni contratos al calor de la gubernatura, se aferran al pasado, no quieren el cambio, no quieren perder el statu quo, no entienden que la sociedad ya no toleraba seis años más de saqueo, de inactividad, de atraso para Campeche, y que el verdadero cambio, la transformación de Campeche, la aplicación correcta del presupuesto, las obras de calidad, eran reclamos impostergables.

Para la próxima por lo menos búsquense un payaso que cause risa, el que enviaron en esta ocasión sólo causaba pena.

A %d blogueros les gusta esto: