sábado , 1 octubre 2022
Inicio | Francisco Javier Vázquez Burgos | La otra opinión Francisco Javier Vázquez Burgos

La otra opinión Francisco Javier Vázquez Burgos

 

La réplica, complicada

Desde siempre los medios de comunicación han estado ligados al poder, a los grupos que lo poseen o a los grupos que lo desean, finalmente  se inclinaron  por quien ostenta el poder y le garantizan bienestar, de tal suerte que se formó una simbiosis entre poder y prensa que prevalece.

Como parte de ese acuerdo no escrito entre medios y poder es que, supongo,  las comisiones de Justicia, Gobernación y Estudios Legislativos, de la Cámara de Senadores aprobaron sin cambios  la minuta del dictamen de la ley reglamentaria en materia de derecho de réplica que recibieron de San Lázaro, que contiene  verdaderas aberraciones al derecho y denota la negativa de las autoridades  a otorgarlo.

Lo que envió la Cámara de Diputados para su aprobación al Senado es un derecho de réplica mutilado, acotado, complicado y con costo, como para que nadie lo pueda aplicar, o al menos no la generalidad de la población, pues  en ocasiones requeriría para obtener ese beneficio, pagar y litigarlo.Entre las medidas que parecen querer reglamentar el derecho de réplica de una manera tramposa están varias  condicionantes,  para empezar que el afectado tenga que presentar por escrito el reclamo la solicitud ante el medio de comunicación en vez de poder presentar el reclamo de manera electrónica;  para poder llevar el reclamo por la vía judicial, el afectado carga con la responsabilidad de la prueba, como presentar copia de los programas donde se contenga las pruebas que dan lugar al reclamo;  en muchas ocasiones no  es posible grabar los programas, y sin la copia de los mismos  no se podría pasar a una segunda etapa en caso de negativa y llevarlo por la vía judicial.

Se plantea que quien reclama, en caso de otorgársele el derecho de réplica, tenga que pagar por el espacio que se utilizará para poder difundir las aclaraciones pertinentes;  además cabe la posibilidad de tener que litigar para tener acceso a este derecho, e inclusive le permiten al medio ampararse, lo que le resta inmediatez a la necesidad de la réplica, de tal suerte que pudiera darse la aclaración después de que el daño sea irreversible.

Este derecho de réplica es una burla a los ciudadanos y un espaldarazo a los medios electrónicos y a los medios en general, es el pago al servilismo, y es una medida de autoprotección para los patrocinadores de los medios;   en la misma canallada de esta ley se protegen quienes ostentan el poder.

La réplica que propone  el sistema  -explicó el senador panista, Javier Corral- no cumple con las características fundamentales del derecho de réplica, que es ser expedita y oportuna para  resarcir los efectos, lo más pronto  posible, de  cualquier información falsa  que lesione la dignidad y el honor de una persona

Es simple, al sistema no le interesa que la democracia cuente con los espacios para difundir las diversas propuestas y mucho menos que las calumnias que emiten los medios a su servicio logren aclararse mediante el derecho de réplica, al menos no en tanto no culmina un proceso electoral o una administración, de tal suerte que cuando el quejoso consiga por la vía legal ese derecho, la aclaración resulte tardía y no logre el impacto necesario en el momento deseado.

A %d blogueros les gusta esto: