miércoles , 21 octubre 2020
Inicio | Noticias | La Otra Opinión de Francisco Javier Vázquez Burgos

La Otra Opinión de Francisco Javier Vázquez Burgos


AMLO, confunde y desanima

Todos quieren confiar en el presidente Andrés Manuel López Obrador, todos desean que las políticas económicas, incluyendo los préstamos, dinamicen la economía, que los programas sociales ayuden, que la política anticorrupción brinde resultados, que se ponga alto a los desvíos y a todas esas mañas de las que se hizo gala en el pasado, y que cada peso del presupuesto ejercido genere un beneficio; todos se entusiasman con esos ofrecimientos del presidente, el problema es que hay acciones que hacen suponer que en realidad continúan las mismas prácticas, que lo único que cambió son los beneficiarios y los colores del partido en el poder que comete y tolera las marrullerías.

Hay un tema que confunde, los empréstitos. Todos saben que los préstamos que México recibió en el pasado de los organismos financieros internacionales son impagables, y que ese dinero no se refleja en obra pública o servicios, y que es casi un hecho que el destino de esos recursos fueron las cuentas de funcionarios que mediante trampas lograban quedarse con gran parte de ellos; con ese manejo tramposo de las finanzas, los priístas y panistas, hundieron a México, la deuda al concluir Peña Nieto quedó en más de 11 billones de pesos, casi se duplicó la deuda de 6.3 billones de pesos que recibió.

Lo malo no es que hayan endeudado a México, lo grave es que no se reflejan esos miles de millones en obra pública o servicios; con Peña Nieto la inversión pública tuvo mínimos históricos, tres por ciento del PIB, eso a pesar de que con Peña Nieto se tuvieron ingresos superiores a los estimados en casi tres billones de pesos en su sexenio, lo que de nada sirvió porque ese recurso no se sabe en que se ejerció.

AMLO por eso se quejaba de la deuda, pero está haciendo lo mismo, en tan sólo los dos primeros años de su gobierno ya tiene una deuda de más de dos billones de pesos que equivale al 30 por ciento de la deuda total que generó Peña Nieto en toda su administración, y a casi la misma cantidad que Peña recibió del Banco Mundial en su sexenio. Lo malo de la deuda de AMLO es que tampoco se sabe con claridad en qué se va a invertir.

No se observa el cambio, no hay una explicación que convenza de las razones del endeudamiento, todo se reduce a responder, por parte de los morenistas, que los priístas y panistas endeudaban más al país, que el préstamo fue aprobado el año pasado, y que es algo rutinario, no se sabe a qué se refieren con eso de rutinario, no hablan con claridad.

Ninguno de estos argumentos vertidos hace suponer que haya con AMLO un eficiente manejo del presupuesto, la diferencia con el pasado se reduce a que el dinero antes se quedaba en políticos y empresarios y hoy se invierte inadecuadamente, con buena fe, en programas sociales, que a la larga serán insostenibles porque no generan beneficio sostenido a la economía. Se trabaja en lo social, pero se olvidó lo económico y eso no lo soporta ninguna economía. México ya lo resiente, por eso el regreso a la normalidad a pesar del alto contagio.

También se sigue repitiendo algo que AMLO criticaba en el pasado, el hecho de que los amigos de los que ostentan el poder resultaban beneficiados con la asignación de obras y servicios, y lo que hace Nahle, la secretaria de energía, con su compadre, quien creó una empresa en unos días y luego resultó beneficiado con la obra para preparar los terrenos donde se edificará la refinería “Dos bocas”, es prueba irrefutable de que sigue la misma corrupción, si al caso más torpe y descarada, y ya no hablemos de bartlettcito, ni del director general del IMSS, Zoe Robledo, quien resultó tremendo pillo y benefició a una empresa de su familia con contratos con el IMSS relacionados con el monitoreo de medios. “Cojean de la misma pata”.

Son esas prácticas corruptas de algunos funcionarios de la 4T, es ese cinismo de criticar acciones del pasado y repetirlas lo que hace dudar de las buenas intenciones del presidente, por lo que sería recomendable que alguien explicara ampliamente qué está pasando, o esas falsas poses podrían impactar negativamente a los morenistas en los 15 procesos de gobernador que se avecinan, pero sobre todo podrían hacerlo perder esa gran mayoría en la Cámara de Diputados y Congresos locales, con lo que se pondría fin a sus planes de transformación. Al tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: