sábado , 1 octubre 2022
Inicio | Francisco Javier Vázquez Burgos | La Otra Opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

La Otra Opinión, Francisco Javier Vázquez Burgos

 image
Pozos y Renato, enojados
 
A pesar de que ambos personajes desempeñan cargos  obtenidos al calor del PRI, tanto el Senador Raúl Pozos y el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, están boicoteando a su partido; en últimas fechas,   por medio de sus personeros- un par de desadaptados, literalmente hablando,  de los que no vale la pena  ni mencionar siquiera- intentan manchar el proceso de transición de la dirigencia estatal,  creen este par de mafiosos que han encontrado el momento propicio para desestabilizar.
A ninguno de los dos sujetos, pillos ambos, les interesa en lo más mínimo la dirigencia del PRI y si así fuera, como nunca trabajaron con las bases, nunca ayudaron a nadie, se dedicaron a hacer negocio desde sus cargos, no tendrían posibilidad alguna de tratar de impulsar a alguna persona, así que lo que buscan no es imponer a alguien  en la dirigencia estatal del PRI sino manchar el proceso;  el trasfondo  de su actitud, lo que los mueve, no es el cargo, sino la rabia por no haber sido ninguno de ellos el candidato a la gubernatura y  el dolor de ya no poder seguir haciendo negocios a la sombra del poder.
Pocitos, el político empresario,  por medio de su cuñado, David, está vinculado con una empresa que le vendía a la autoridad estatal toda la señalética vial de la ciudad, eran contratos por montos millonarios. Pocitos hacía lo que no se debe hacer, aprovechaba el cargo político para hacer negocio, era contratista y proveedor del gobierno del estado, de tal suerte que  a la verdadera iniciativa privada la estrangulaba, la dejaba sin contratos.
Esta clase de políticos que no se conforma con los altos salarios del cargo político que desempeñan  sino que además quieren ser empresarios son los que desprestigian al PRI. Ese monopolio de la obra, esa concentración  del cargo  político y la actividad empresarial en unas cuantas personas es lo que dio al traste con la economía de Campeche,  eran malos manejos que el ex gobernador Fernando Ortega consentía, pues seguro se llevaba su parte, misma que hoy disfruta con su familia en la fría Canadá.
Ha trascendido que hay auditorias en marcha y denuncias en la procuraduría en contra de las empresas que se vinculan con pocitos por trabajos cobrados pero no realizados, y un sinfín de fechorías más en Sedesore  que pronto saldrán a relucir.
Renatito no se queda atrás, se le señala de que desde la Procuraduría de Campeche se inventaba cursos que cobraban muy bien, también hay muchas dudas  y señalamientos en la forma  que manejaba los recursos del combustible para su grupo antisecuestro. En esa unidad que mantenía al margen de la procuraduría hizo y deshizo con los recursos.
Así, este par de ladinos enojados contra el PRI porque no los encumbraron  tiran la piedra y esconden la mano,  y mañosos como son envían a dos retrasados mentales a que den la cara,
Los efectos de sus actos son intrascendentes, no tienen eco, lo que se critica es la deslealtad, la ambición, el intento de dañar al PRI en un momento difícil,  no en el ámbito local, pero si nacional.
 Finalmente ni Renato ni Pozos quieren a Campeche,  y es que ni siquiera son campechanos, son dos chilangos mala leche, ambiciosos y desleales, que no abonan a la unidad ni al crecimiento de la entidad y que parece que les desagrada la idea de que Campeche crezca con las nuevas políticas que se impulsan desde la administración estatal.
Los perritos que ladran en el PRI tienen dueño, son los dos chilangos, por lo que organismos priístas de campechanos acudirán a denunciarlos al PRI Nacional y sacarán desplegados en ese sentido, en los principales  medios del país, y es que ya basta de que la gente que ha lucrado con Campeche por 25 años sigan queriendo sangrar a la entidad, y peor tantito con estos que ni siquiera son campechanos.
Pozos y Renato soltaron a sus perritos, lo malo es que todos saben a quienes pertenecen  los animalitos, los animalitos tienen correa  y ya saben en el PRI de la traición de estos señores.
Oznerol, zafado
A quien de plano ya se le zafaron los tornillos de la cabeza  es al delegadito a control remoto de la Sedesol, el ex pésimo alcalde de Campeche, Oznerol Pacheco.
Resulta que a este irresponsable personaje se le ha ocurrido que tiene derecho para aspirar a la dirigencia estatal del PRI; nosotros preguntaríamos sobre qué base. Será acaso por su pésimo papel como alcalde que desembocó en la derrota del PRI en la capital del estado; o será acaso por su chiste durante su borrachera en que resulta muerta por un arma de fuego una niña, asunto en el que se le involucra y que debería ser reabierto toda vez que hay declaraciones que lo señalan a él como responsable y no a su chofer.
O será acaso por su desastroso papel al frente de Sedesol donde los índices de pobreza, los malos manejos, los aviadores son una constante, y es que el borrachito este se la pasa en México buscando padrino político que lo recomiende y pueda seguir mamando del presupuesto a pesar de su mal desempeño en todos los cargos que ha desempeñado.
Alcalde irresponsable de Calakmul
Aprovechando que era un día feriado el alcalde de Calakmul, Juan González Chan, se fue de paseo y se ve que estuvo buena la fiesta porque el irresponsable sujeto   iba como alma que lleva al diablo y acabo fuera  de la carretera y, aunque  por suerte no lastimó a nadie y él tampoco sufrió daños,  puso en riesgo la vida de su hijo, que lo acompañaba en su paseíto por Hopelchén, cerca de Bolonchén, donde ocurrió el percance.
A %d blogueros les gusta esto: