martes , 16 enero 2018
Inicio | Héctor M. Rea Huicab | Opinión, Héctor Manuel Rea Huicab

Opinión, Héctor Manuel Rea Huicab

hector-rea-huicab

Informes…

Concluyó el desfile de informes de gobiernos municipales, concluyeron los actos protocolarios en los que los gobernantes aseguran rinden cuentas a sus gobernados de la situación que guarda cada uno de los municipios. Uno a uno los alcaldes de las 11 cabeceras hicieron lo propio en un escenario previamente elaborado en lo material y humano con el cuidado fino para que nada fallara.

Con esto los presidentes municipales cumplieron con  la ley y de paso con los ciudadanos, ciudadanos que en su mayoría no entendieron el mensaje y mucho menos lo que contiene ese informe que entregaron porque sus ocupaciones diarias se los impide.

Sin embargo no podemos ni debemos perder de vista que una cosa es el protocolo y otra el sentir de un pueblo que en diferentes rincones de la geografía estatal manifiesta desconfianza y descontento porque sus autoridades en muchos de los casos no les cumple ni siquiera en los servicios mas elementales.

Cierto es que la estrechez económica dificulta el accionar de la autoridad, también lo es que parte de la ciudadanía no asume su responsabilidad para apoyar el quehacer diario en beneficio de la comunidad, las malas costumbres continúan en muchos lados en cosas tan simples como poner la basura en su lugar o no tirar aguas jabonosas a la calle.

En esta relación ha transcurrido un año de tres que dura la administración municipal, la lucha de la percepción con la realidad continua y los políticos tampoco deben de olvidar que la percepción es realidad y que ellos en su mayoría no son bien percibidos por los ciudadanos sin importar que la etiqueta que les sea impuesta sea justa o no.

En este caso los alcaldes tienen que demostrarle al ciudadano que su informe de actividades no está en un recinto sino que se encuentra en las calles, en los barrios y colonias. Que su informe de labores el campechano lo encuentra en los tramos que han bacheado, en las fugas de agua que han reparado, en el servicio de recoja de basura mejorado, en parques y jardines limpios decirle al campechano nacido en esta tierra o avecindado que lo mejor de su informe está en un alcalde cercano a la gente y no en lo que dice en papel.

Hoy la gran tarea de los ediles está en que el ciudadano confíe en ellos porque el acto que recientemente ofrecieron fue solo eso un acto de protocolo que solo le sirve para quedar bien con quien quieran quedar bien pero que al ciudadano no le importa mientras tenga que continuar enlodándose los zapatos, mientras tenga que seguir pagando pipas con agua mientras tenga que mantenerse a diario con una vida que carece de la calidad elemental.

Campeche esta de manteles largos por un aniversario más de su emergencia y los campechanos quisiéramos celebrarlo con rendición de cuentas claras, con honestidad y transparencia de las autoridades, que al término de trienios y sexenios no nos topemos en las calles con nuevos ricos producto del fecundo presupuesto.

No deben de olvidar que la justicia es pareja para todos, no deben de olvidar la iniciativa que presentó el Gobernador Alejandro Moreno y que en breve será aprobada para beneplácito de los  campechanos y para susto de los corruptos que llegaron una vez más o por vez primera para servirse y no para servir.

En Campeche soplan nuevo vientos, soplan vientos de cambio que seguramente harán naufragar los actos de protocolo.