jueves , 19 octubre 2017
Inicio | Noticias | Complicidades en permiso a cafetería, demagogia y mentira: MORENA

Complicidades en permiso a cafetería, demagogia y mentira: MORENA

IMG_5628.JPG

Como un acto de corrupción calificó el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), el permiso otorgado a una cafetería para que se instale en la ampliación de la biblioteca “Campeche”, a un costado del acceso del baluarte de “La Soledad” y que aseguran, pertenece una familia beneficiada durante la administración de Jorge Salomón Azar.
En conferencia de prensa, Carlos Martínez Aké, dirigente municipal de MORENA, consideró que en este hecho existe complicidad del gobierno del estado, municipal y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que ha guardado silencio en torno a este caso.

“La pregunta es, ¿dónde está el INAH?, que como ajonjolí de todos los moles siempre opina respecto al uso y utilización de los espacios de centro histórico, principalmente para hostigar a ciudadanos que honestamente invierten en sus negocios ubicados al interior del recinto amurallado, el Ayuntamiento, también en silencio cómplice, se lava las manos, olvidando la dureza con la que trata a los humildes vendedores ambulantes que se ganan la vida por las calles del centro de la ciudad”.

Martínez Ake aseguró que autorizar que instalen la cafetería en ese lugar causa indignación de la ciudadanía, “es una muestra palpable de lo que ha sido el gobierno de Fernando Ortega, gobiernos de corrupción, de amiguismo, de compadrazgo, de trafico de influencias, de prepotencia, de negocios al amparo del poder y de profundo desprecio a la opinión ciudadana, es una verdadera vergüenza, que espacios construidos con dinero del pueblo sean utilizados para beneficio de los mismos de siempre”.

Recordó que la utilización de recurso público para la reconstrucción de una parte del lienzo amurallado de la ciudad de Campeche, así como de edificios que fueron demolidos en años anteriores y reconstruidos con el supuesto fin de devolver a la ciudad el esplendor colonial, fue duramente cuestionado por la sociedad, sobre todo porque gran parte de la ciudadanía percibió y con mucha razón, como un gasto innecesario de millones de pesos ante graves carencias de sectores vulnerables del estado y que bien pudieron ser atendidas con el dinero gastado en las obras mencionadas, independientemente del origen de dichos recursos, sean estatales o federales.
Agregó que una vez reconstruidos edificios, como el antiguo palacio de gobierno, donde hoy se alberga la biblioteca Campeche, y sus anexos recién terminados, el gobierno actual, pregonó a los cuatro vientos, que dichos espacios, además de devolver la imagen antigua del centro de la ciudad, serían utilizados con fines eminentemente culturales y como espacios de preservación y fomento a la cultura e historia de Campeche.

“Pero resulta que lo anterior fue solo demagogia y mentira, hoy vemos con indignación, que dicho espacio cultural y patrimonio construido con dinero de los campechanos, será utilizado como plaza comercial en beneficio de una familia favorecida por el sistema priista de manera reiterada”.